sábado, 13 de mayo de 2017

Acrílico fundido vs acrílico extruido


A continuación presentamos las diferencias entre uno y otro tipo de material acrílico, sus características principales y usos. 


Peso molecular:

Los dos tipos de acrílico son fabricados a partir de metacrilato de metilo, pero los pesos
moleculares son muy distintos: el fundido (o colado) es con 2.200.000 y el extruido con 150.000. Estas diferencias hacen al extruido más sensible a la temperatura y al ataque con solventes. Cuestión a tener en cuenta para rellenar con color, ya que no cualquier tinta será apta. 


Temperaturas del termoformado:


Fundido: 150 – 170 ºC


Extruido: 140 – 160 ºC


Tanto el fundido como el extruido necesitan de hornos con circulación de aire
para conseguir en el producto terminado las excelentes propiedades ópticas.
En cuanto al extruido, se deberá prestar extrema atención en el tiempo de exposición a altas temperaturas, debido a su mayor sensibilidad.


Comportamiento técnico: 
El acrílico extruido necesita que las superficies de contacto tengan un tratamiento antiadherente, ya que tienden a pegarse los metales calientes. Por lo que se recomienda el uso de estufas verticales para simplificar su manipulación. Las planchas de este material requieren de un calentamiento uniforme, en caso contrario, diferencias de apenas 5ºC producen suficiente tensión en su interior provocando distorsiones ópticas y con posibilidad de grietas. En el acrílico fundido, estas diferencias pueden ser de hasta 15°C dentro de una misma plancha sin por ello ver afectada la calidad final.

Encogimiento por calentamiento: 
El acrílico extruido tiene distintos porcentajes de encogimiento, uno mayor, del orden de 3 a 6%, dependiendo del espesor en el sentido de extrusión, y otro en el sentido transversal que va desde un 0,5 a 1%. En el acrílico colado encoge uniformemente un 2% en ambas direcciones. 

Memoria elástica: 
Las planchas extruidas, a diferencia de las de fundido, no tienen memoria elástica. Esto significa que luego de termoconformadas no aceptan otro proceso similar. Esta limitación es importante para el moldeo con método combinado de vacío y macho, por lo que se recomienda el uso de las planchas de colada. 


Facilidad de moldeo: 
Por su baja viscosidad a las temperaturas de moldeado, las planchas extruidas son más fácilmente moldeables, pudiéndose lograr diseños más complejos con menores fuerzas de moldeo.

Presecado:
A diferencia del acrílico fundido o colado que se puede moldear directamente, las extruidas necesitan un proceso de secado previo para la eliminación de humedad residual. Con temperaturas entre 75 a 80 °C durante aproximadamente 1 hora por cada milímetro de espesor.


Temperatura de servicio:
Las planchas de acrílico extruido tienen una temperatura máxima de servicio de 71° C, a diferencia de las de fundidas que alcanza los 85°C.

Combustión:
La combustión del acrílico extruido produce goteo de material, no así con las planchas de colado. Pulido a la llama: este proceso no es recomendado para planchas extruidas pues pueden inflamarse. Esto no ocurre con las planchas de acrílico fundido.

Maquinado:
Las planchas de acrílico extruido al ser maquinadas tienen tendencia a empastar la zona de trabajo. Entonces, se recomienda bajar las velocidades de maquinado y realizar un avance más lento; es indispensable un buen sistema de refrigeración con el fin de evitar la fusión del material.
Se deberá prestar especial atención al afilado de las herramientas para no generar calor extra y evitar los empastes.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario